Vista con los ojos de un ciclista de hoy, no tiene mucha lógica la ruta que siguieron Édouard de Perrodil y Henri Farman. Cualquier buscador de itinerarios por carretera nos da una distancia entre París y Madrid de menos de 1300 Kms, cuando los dos protagonistas rodaron casi 1500 Kms, lo que supone una jornada más dado que la media era de unos 180 Kms. diarios.. Esta diferencia se debe fundamentalmente al recorrido que realizaron entre Burgos y Madrid: en vez de llevar el trazado de la actual A1, se desviaron hasta Valladolid para, desde allí, seguir una ruta similar a la de la A6.

En un artículo publicado en la revista Véloce-Sport de Burdeos previo a la partida, Perrodil le indicaba al periodista que le entrevistaba su intención de “coger el camino de Aranda, Somosierra, Buitrago, Alcobendas y Madrid” que hubiera sido el lógico, aunque en el prólogo del texto explica el motivo por el que se desvió del itinerario previsto: “multitud de cartas que me llegaron de España me hicieron cambiar de opinión poco después, y me decidí a hacer la ruta por Valladolid, aunque por este camino hubiera 150 Kilómetros más; pero es que por Aranda, según me escribieron entonces, el piso era impracticable”. Termina admitiendo que “según me han dicho después, no era para tanto”

Está claro que los caminos de la época no eran los mismos que los actuales. En su mayor parte (y sobre todo en la zona española) eran firmes de tierra, llenos de baches (y según la estación charcos y barro)  y sin señalizar convenientemente. No hubo “planos de carretera” fiables hasta mucho después. En el libro, el autor nos comenta en varias ocasiones que se guiaba por diferentes rutas hechas por conocidos de ambos lados de la frontera.

No fue hasta 1926 cuando se aprobó en España la creación del Circuito Nacional de Firmes Especiales (CNFE) con el que se trataba de hacer transitables a los automóviles aquellas rutas que conectaban las principales ciudades y pueblos importantes. En función de su calidad se las clasificó en carreteras de primer, segundo y tercer orden, siendo las primeras las que tenían el trazado menos sinuoso, con pendientes accesibles y un firme estable.

Desglosamos aquí las diferentes etapas que realizaron indicando las localidades que atravesaron y su kilometraje. Nuestro recorrido será el mismo.